Noticias

El 7% de los buses supera los 16 años, máximo que permitirá la nueva normativa

07/01/2015

 Aunque los accidentes en este tipo de transporte son poco frecuentes, tanto las asociaciones de padres de alumnos como la Administración saben que el sector acusa deficiencias importantes, que pueden afectar a la seguridad en estos trayectos tan cotidianos como necesarios: antigüedad excesiva en muchos de los autobuses, demasiados viajes sin más compañía adulta que la del chófer, y ausencia en muchos buses de elementos tecnológicos de seguridad, como frenos ABS y retarder, arco antivuelco o resortes para una evacuación rápida en caso de emergencia.

CONSUMER se ha acercado al grado de seguridad con la que los escolares de nuestro país se trasladan cada día a sus centros académicos. Y los resultados no han sido alentadores. Mediante 92 entrevistas a responsables de empresas de transporte escolar y tras la observación in situ de 424 autobuses a su llegada a decenas de centros escolares de Madrid, Barcelona, Valencia, Vizcaya, Guipúzcoa, Alava, Navarra, Alicante, Murcia, Málaga, Burgos y Cantabria se han analizado diversas variables, entre ellas las tres más importantes: la antigüedad y seguridad del vehículo al que suben los niños, si en estos viaja un adulto acompañante distinto del conductor, y los precios. Si la edad del bus no es excesiva, irá provisto de mecanismos tecnológicos y prestaciones que redundan en una mejora de la seguridad. Y si un adulto controla a los alumnos durante todo el viaje y supervisa las bajadas y subidas al vehículo, los riesgos de accidentes se reducen considerablemente. Según informan las propias empresas de transporte escolar, sólo el 55% de sus vehículos tienen incorporado el sistema de seguridad de arco antivuelco y más del 40% de ellos transitan a diario en nuestro país sin acompañante que controle a los niños.

Por otro lado, la prueba práctica reveló que casi la mitad de los autobuses destinados al transporte escolar llevan más de una década funcionando y que el 7% supera los 16 años de antigüedad, máximo que permite una nueva norma en la que trabaja el Gobierno y que se aprobará en breve. Un 1% de los buses tenían más de 18 años, y se encuentran fuera de norma ya que el máximo hoy admitido es de 18 años.

Tarifas: 8.400 pesetas al mes de media y muy caras en Barcelona. Los padres sólo pagan por el transporte escolar cuando sus hijos cursan estudios en un centro no público, ya que la Administración cubre este gasto hasta el final de la ESO, cuando los alumnos cumplen los 16 años. Centros escolares, padres, ayuntamientos y comunidades autónomas invierten decenas de miles de millones al año en costear el traslado diario de los niños a los centros escolares. Los concertados y privados recurren más al transporte escolar que los públicos, porque en éstos la cercanía al domicilio discrimina la admisión de los alumnos. Las tarifas del transporte escolar son onerosas: de media, 8.420 pesetas por mes y alumno. Los precios, sin embargo, difieren mucho: en Burgos y Alava no llegan a las 6.000 pesetas de media, mientras que en Málaga y Valencia y superan las 10.000 pesetas al mes. Y Madrid, con 11.600 pesetas al mes, y Barcelona, con casi 12.700 pesetas, son las provincias en las que el transporte escolar sale más caro a los padres.

Los dos factores que pueden explicar estas diferencias son el grado de contratación de acompañantes y la edad media de la flota de autocares. En cuanto al primero, dos de las tres provincias en que sale más barato el transporte escolar (Burgos y Cantabria) destacan por ser las que con menos frecuencia tienen un acompañante a bordo (en no más de un 20%), cuando en Barcelona este dato es del 100% y en Madrid del 67%. Y si se hace esta comparación con otras provincias sí parece haber (con la excepción de Málaga) una relación entre tarifas elevadas y una mayor proporción de presencia de acompañante en los vehículos. En cuanto al segundo factor, es cierto que Madrid y Barcelona tienen una flota algo más moderna que otras provincias pero también los que Burgos puede presumir de buses nuevos y presenta las tarifas más económicas de todo el estudio. Alicante dispone tarifas medias y una flota bastante moderna.

Otros datos del informe son que sólo el 7% de los autobuses escolares están adaptados para usuarios minusválidos y que únicamente el 15% cuentan con un aseo para aliviar las necesidades fisiológicas de los niños, tanto más necesario cuanto más largo sea el trayecto a recorrer.

<< volver